Comida para combatir el cansancio 

08 DE OCTUBRE, 2018

Comida para combatir el cansancio

Amaranta Ballestero


Comida para combatir el cansancio

Llevar un estilo de vida saludable es tomar conciencia de todas aquellas prácticas, rutinas y hábitos que tenemos adquiridos, observar cómo nos sentimos con ellos y desarrollar la capacidad de modificarlos para encontrar paz y equilibrio.

Dormir y descansar las horas indicadas acorde con los ciclos naturales de luz y oscuridad, realizar al menos 30 minutos de ejercicio al día, no abusar de sustancias adictivas como tabaco, alcohol, drogas etc., o realizar prácticas espirituales o terapias introspectivas, son algunos tips para una correcta salud física y mental. Pero todo esto sin una correcta comida se quedaría muy corto.

La alimentación es el pilar de nuestras vidas, todo pasa por este filtro: qué comemos, cómo lo comemos, cómo lo digerimos y que asimilamos. Una comida sana y saludable es aquella que nos aporta la perfecta energía física y emocional.

Cuando comemos con conciencia nos sentimos fuertes, con ánimo y de buen humor para afrontar los desafíos de la vida y del día a día; sin una correcta alimentación nuestro cuerpo y nuestra mente se tornaran enfermizos y débiles.

En este post vamos a hablar sobre el cansancio o fatiga, un tema muy demandado en nuestra actual sociedad; comentaremos también, algunos alimentos saludablesque ayudan a re-energetizarnos a todos los niveles.

Comida para combatir el cansancio

Cuando hablamos de cansancio, hablamos de una falta considerable de energía en nuestro organismo; hoy en día muchas personas sufren cansancio nada más levantarse o van perdiendo fuelle a lo largo del día hasta quedar exhaustos. Existen muchas razones por las cuales podemos sentirnos cansados o fatigados, pero todas nos remiten de nuevo a la alimentación.  

Alimentos como el azúcar, las harinas blancas refinadas (pan, pasta, bollería…), el café u otras bebidas estimulantes, lejos de darnos vitalidad, únicamente nos proporcionan una efímera sensación de subidón que al poco desciende y nos lleva a sentirnos aún peor que antes de haberlos consumido. Con la ingesta de comida basura o procesada, comida carente de vitalidad, ocurre lo mismo. Son sustancias que necesitan obtener energía y absorber minerales de nuestro organismo para su propio proceso de metabolización, de ahí que este “robo energético” nos deje aún más cansados que antes.

 

Comidas saludables son todos aquellas que nos cocinamos con alimentos naturales que no han sido manipulados ni procesados como los cereales integrales, pastas tipo soba, dulces naturales como la melaza de arroz o cebada, verduras frescas de temporada y locales, sal marina, y fermentos naturales…

Otra razón de peso para el cansancio o fatiga crónica es el estado de nuestros riñones.  Desde la macrobiótica entendemos que la energía vital de la persona está relacionada con estos órganos. Esta energía Ki es la energía que nos tonifica, que nos da la fuerza y la vitalidad; cuando los riñones están en su condición adecuada tenemos coraje, fuerza de voluntad, nos comprometemos con las cosas, somos objetivos…, en cambio cuando hay debilidad de riñón, nos tornamos miedosos, indecisos, inapetentes, cansados… Por otro lado, los riñones son los órganos relacionados con el invierno, por lo tanto, más razón para cuidárnoslos de ahora en adelante.

Algunas señales de que nuestros riñones no están en su estado óptimo son: la aparición de bolsas u ojeras muy oscuras debajo y alrededor de los ojos, una orina muy oscura y escasa o muy clara con una micción frecuente, sensación de frío constante, problemas de sueño, de oído, retenciones de líquidos y claro está, sentirse cansado o agotado.

estilo de vida saludable

¿Qué alimentos debemos evitar si tenemos una condición de debilidad en riñones?

Bebidas/comidas frías, alimentos tropicales, azúcares simples, exceso de líquidos, exceso de sal en las comidas o exceso de proteína animal, entre otros.

Algunos alimentos saludables para reforzar riñones, son por ejemplo:

legumbres: como los azukis o las judías pintas.

algas marinas, en especial la Kombu.

cereales integrales, en especial trigo sarraceno.

fermentos como el miso, soyu.

verduras de raíz, como zanahorias, nabos, rábano, chirivía, daikon, bardana, raíz de lotus.

 

Por último, la razón más frecuente del cansancio, sería una condición de acidez en sangre. Cuando consumimos exceso de alimentos ácidos durante largos periodos de tiempo, nuestro organismo pierde la capacidad de regular el PH de nuestra sangre. Encargadas de este proceso de regulación son las vitaminas, minerales, hormonas y enzimas.

Hoy en día mantener el equilibrio ácido-alcalino es complicado si no ponemos atención, pues la mayoría de los alimentos que encontramos en el supermercado son de condición ácida. Es importante entender que no se trata de eliminar los productos ácidos de nuestra dieta, si no de conocer aquellos que son de extremo ácido (o extremos alcalino) para reducirlos.

Nuestra dieta ha de ser ligeramente más alcalina.  Ejemplos de extremo ácido cuyo consumo podemos reducir son:

La carne, el huevo, atún, quesos, aves, azúcar y sacarinas, refrescos, alcohol, vinagres…

Ejemplos de extremo alcalino que también podemos reducir son el café, tés, jugos de fruta, frutas tropicales, cacao, berenjenas, tomates, algunas especias.

Consumir más alimentos alcalinos como el miso, soyu o tamari, más verduras y hortalizas (quitando las solanáceas), pickles de verduras, limón, algas, té kukicha o té verde, ciruelas umeboshi y mijo (este cereal es un alimento estupendo para combatir cansancio pues es un hidrato de carbono complejo con más proteína que otros cereales y es muy rico en minerales como por ejemplo, el hierro, perfecto para problemas de anemia, fósforo y magnesio, que juntos son muy adecuados para estados de cansancio, decaimiento físico y anímico y también momentos de grandes esfuerzos intelectuales o alto rendimiento físico, como los deportistas).

 

Para terminar comentar la importancia de la masticación como factor clave en proceso de alcalinización; esto es, cuando más masticamos, más enzima ptialina segregamos con la saliva y más alcalinizamos el alimento!

¿Estás montando un evento?