UNA DE NUESTRAS ESPECIALIDADES:  HUMMUS DE REMOLACHA

11 DE ENERO, 2018

Una de nuestras especialidades de otoño:

Hummus de remolacha

 


¡Muy buenas a todos!

Hoy os queremos hacer partícipe de una de las recetas que más éxito ha tenido en muchos de nuestros caterings, el hummus de remolacha. Éste es uno de nuestros platos favoritos. Un plato que comemos con los ojos y nos genera una sensación de verano y frescor en nuestros paladares.

 

¿Sabíais que “hummus” significa “garbanzo” en árabe? Un plato que tiene su origen en el Antiguo Egipto, junto al descubrimiento del garbanzo, uno de los primeros vegetales cultivados, aproximadamente en el 3000 AC.

 

Es un plato muy popular a lo largo y ancho de todo Oriente Medio, incluidos Líbano, Palestina, Turquía, Grecia, Siria, Armenia, Chipre e Israel. Aunque el hummus que se consume en Grecia es bastante distinto del que se encuentra en el mundo árabe y en Israel, todos vienen acompañados de pan de pita.

Por otro lado, cabe comentaros por encima el hummus de berenjena, Baba Ganoush. Un plato proteico y con muchos minerales.

 

Hummus de remolacha:

 

Como hemos comentado antes, el hummus de remolacha es todo un centro de atención en nuestra mesa. No solo por el color si no por el valor nutricional del mismo. El garbanzo es pura proteína y al juntarlo junto a la remolacha, verdura de raíz, nos da estructura y vitalidad.

Ingredientes:

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • Una cucharada de Tahini
  • Zumo de un limón
  • 1 Diente de ajo
  • 1 cucharada de Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Remolacha (unos 200 g)
  • Comino molido + comino en semillas
  • Pizca de sal
  • Pimentón + Semillas de sésamo + Cebollino (para decorar)
  • Pan de pita

 

 

Preparación:

1. Cocer los garbanzos en agua sin sal. Aconsejamos quitar la piel del garbanzo una vez cocido. Además de mejorar la digestión del mismo, el hummus queda más cremoso y suave.

2. Cocer la remolacha con piel. Una vez cocida la piel sale de forma muy sencilla.

3. Juntar los garbanzos sin piel y la remolacha en el mismo recipiente. Añadir una cucharada de tajin, el zumo de limón, ajo, comino, aceite de oliva y una pizca de sal. Batir todo junto hasta conseguir un aspecto de crema. No batir en exceso, dejar pequeños trozos de garbanzo para una textura más original.

4. Nuestro punto fuerte, aconsejamos emplatar sobre fondo negro. Añadir por encima un chorrito de aceite de oliva, semillas de sésamo y comino, pimentón y varias tiras de cebollino picado.

5. ¡Qué aproveche!  🙂

Consigue nuestra receta estrella.